Crónicas de una Teacher 8: Reflexiones de una Pandemia no anunciada

Más de un año ha pasado desde que inició la pandemia y es inevitable reflexionar sobre los efectos que ha tenido en nuestro equipo de English GO!

Hace un año nuestros planes eran completamente diferentes a nuestra realidad actual: en English GO! apostábamos por encuentros presenciales en alianza con un emprendimiento gastronómico para generar un ambiente amigable y distendido donde nuestros alumnos pudieran practicar su inglés y disfrutar de la buena mesa. Ese lindo proyecto se llamó “Eat & Speak” y en su primera versión fue un gran éxito. Nos propusimos organizar al menos uno de estos eventos por mes, pero para cuando íbamos para el segundo debimos suspenderlo por cuarentena. Nuestra intención era retomarlo una vez que “todo esto haya terminado”…¡qué ingenuidad! Más de un año después Eat & Speak no es más que un lindo recuerdo.

Claramente no podíamos quedarnos de brazos cruzados y viendo que la distancia social sería más bien la regla antes que la excepción, nos adaptamos rápidamente a las clases online. Fuimos aprendiendo sobre la marcha, y la verdad es que logramos sentirle el gustito a esta nueva realidad que nos permitía dormir un poquito más por la mañana, optimizar nuestros tiempos ya que no había necesidad de desplazamiento y también la oportunidad de alcanzar a todo el territorio nacional en vez de limitarnos únicamente a Santiago.

No sé bien cómo sucedió todo, pero en algún momento me comenzó a pasar la cuenta. Quizás tomé más alumnos de lo que debería, quizás era el exceso de tiempo frente a la pantalla del computador, o tal vez el hecho de que aunque veía a mis alumnos a través de la pantalla, nunca es igual al modo  presencial. Por otra parte nos surgieron nuevos proyectos, como intérpretes y asesoras de eventos internacionales online. Lo pasábamos tan bien y sin embargo era tan desgastante al mismo tiempo. ¿Cómo podía ser posible? Si bien el cariño y la pasión por mis clases nunca decayeron, sí me sentí extenuada y comencé a experimentar el temido síndrome del burn out.

Fue necesario pedir ayuda y recurrir a especialistas que pudieran apoyarme. Esta teacher tuvo que enfrentar su síndrome de superwoman y aceptar que no podía echarse el mundo al hombro. Aprendí a meditar, a practicar yoga, a cuidar mejor de mi mente, mi alma y mi cuerpo. Reencontrarme con el equilibrio perdido y aceptar que todo en esta vida cambia, y que nada es para siempre. Hoy siento que logro mantenerme a flote en este tsunami que ha sido la pandemia, pero también tengo fé en que no hay mal que dure 100 años y que pronto podré reencontrarme con mis alumnos, a quienes quiero tanto.

Son las reflexiones tras un año de pandemia con sus altos y bajos, y que sin embargo nos ha enriquecido tremendamente como equipo. Si alguna vez llegué a tener alguna duda, esta pandemia me ha confirmado que somos fuertes y estamos preparadas para todo, así tengamos que reinventarnos mil veces y volver a comenzar.

Gracias al equipo de English GO! (que ha ido creciendo, pronto presentaremos a los nuevos integrantes de nuestro equipo) y sobre todo…GRACIAS A TODOS NUESTROS ALUMNOS por siempre confiar en nosotras y en nuestro trabajo como docentes.

No Comments

Post A Comment

¿Como te ayudamos?